AL MUNDO EN MOTO

COMING SOON almundoenmoto...


No estás conectado. Conéctate o registrate

Un viaje al norte argentino y sur de Bolivia.

Ir a la página : Precedente  1, 2, 3, 4, 5

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo  Mensaje [Página 5 de 5.]

101 Re: Un viaje al norte argentino y sur de Bolivia. el Miér Jul 06, 2016 7:26 pm

Paciencia Hector, no te olvides que a mí me lleva mas tiempo postearlo que a vos mirarlo .


Saludos cordiales...


juan

Ver perfil de usuario

102 Re: Un viaje al norte argentino y sur de Bolivia. el Miér Jul 06, 2016 8:30 pm

Hache

avatar
STAFF
STAFF
I love you ....!!! Perdòn Juan....no te enojes eh??? jajajajaja
es que venìs tan bien que me pongo nervioso por seguir el relato....
Twisted Evil Twisted Evil Twisted Evil .....paciencia entonces....

Slds: H bounce

Ver perfil de usuario
ya lo podes volcar a un libro ,Juan que relato es verdad si fuera un libro lo leería en un día,asi son como los capítulos de una serie espero con ansias .Gracias Juan Idea


__
*NUNCA DISCUTAS CON UN ESTUPIDO, TE HARA DESCENDER A SU NIVEL Y AHI TE VENCERA POR EXPERIENCIA*
Ver perfil de usuario
Hache escribió:I love you ....!!! Perdòn Juan....no te enojes eh??? jajajajaja
es que venìs tan bien que me pongo nervioso por seguir el relato....
Twisted Evil Twisted Evil Twisted Evil .....paciencia entonces....

Slds: H bounce



No me enojo Héctor , ¿por que me iba a enojar? pero como dice el refrán "No me apure si me quiere sacar bueno".  Que sea la penúltima vez .

Saludos cordiales...


juan

Ver perfil de usuario
RULO escribió:ya lo podes volcar a un libro ,Juan que relato es verdad si fuera un libro lo leería en un día,asi son como los capítulos de una serie espero con ansias  .Gracias Juan Idea  



Gracias por nada Rulo, es un placer.


Saludos Cordiales...


juan

Ver perfil de usuario
Continúo la continuancia.


A la mañana siguiente tomamos unos mates, cargamos la Guzzi y llenamos el tanque en la estación de servicio de Tarata (que no estaba en 2007) yo hubiera querido cambiar la cubierta trasera en tarata, pero el hombre de la gomeria estaba con mucho trabajo así que arrancamos para Santa Cruz de la Sierra.
 El problema es que para llegar a la Ruta 4, que va a Santa Cruz hay que cruzar toda Cochabamba y la última cosa que yo quería era meterme muy adentro de la ciudad con la moto cargada y un tránsito infernal. Preguntando a los taxistas conseguimos llegar al acceso a la Ruta 4 sin combatir demasiado, pero cuando llegamos a la avenida de acceso vimos que el tránsito estaba cortado por un piquete.    Por suerte conseguimos filtrarnos con la moto entre el tránsito parado hasta llegar a donde estaban las barricadas y hablar con las personas que cortaban el tránsito, como otras veces nos ha pasado en Bolivia, cuando vieron que eramos argentinos simplemente corrieron el tronco que cerraba el paso y nos dejaron pasar tras desearnos buen viaje.
 Debido al piquete la ruta estaba casi vacía de tránsito, lo que nos facilitó las cosas porque es una ruta bastante difícil.  









 En partes la ruta estaba excelente, pero como en esa zona siempre hay derrumbes después de las lluvias, te encontrás partes en reparación con desvíos y superficies muy poco amigables para cualquier cosa que no tenga ruedas de camión todo terreno tipo París-Dakar.

 Unos tramitos de ruta.





       




       



       
     




  Ruta peligrosa pero entretenida.





A medida que bajás hacia el Este boliviano el paisaje se hace mas exuberante.





















En algunas subidas se formaban colas de varios camiones y se hacía difícil pasarlos, incluso los monstruos de 500 caballos que andan por ahí empiezan a bajar cambios.


 En uno de los tramos de "empedrado" empecé a escuchar un ruido a algo suelto en la moto, paré a un costado del camino a ver qué pasaba y me encontré que el aro con la óptica del farol de adelante se habían salido.  Por suerte seguía colgando de los cables y no se cayó ni se rompió golpeando contra los barrales de la horquilla.  Posiblemente, cuando cambié la lamparita en Oruro, no ajusté bien el tornillito que agarra el aro al casco del farol y con los baches se desenroscó del todo. Como el tornillito se perdió me fabriqué un ganchito con un pedacito de alambre para poder colocar la óptica y que no se salga otra vez.

 Cerca de las dos de la tarde llegamos a un pueblito que no me acuerdo el nombre y paramos comer algo, estábamos muertos de sed y calor y solo habíamos hecho la mitad del camino a Santa Cruz de la Sierra, empecé a sospechar que nos iba a agarrar la noche antes de llegar.










 Entramos en un comedor donde ya no quedaba casi nadie y nos sirvieron unos picantes de pollo, al fondo el televisor atronaba con una de esas películas patéticas donde al muchachito (rubio) nunca se le acaban las balas y los malos (morochos u orientales) tienen muy mala puntería.  Comimos rápido y salimos huyendo a la ruta.










 Ya entrábamos en la zona llana del chaco boliviano, el paisaje es bastante parecido al este de Salta.

 Empezamos a cruzar pueblitos cada vez mas cercanos entre sí lo que nos obligaba a ir despacio, hasta que llegamos a uno donde el control policial había generado un enorme embotellamiento de camiones.






 Cuando nos llegó el turno de pasar el policía nos empezó a pedir papeles y preguntar cosas, nunca nos habían sacado plata los policías de Bolivia, pero este me daba mala espina y efectivamente nos sacó plata a cambio de un supuesto "permiso de circulación" o cosa por el estilo, después de tenernos media hora dando vueltas. Pero lo que a mí me preocupaba era que, ahora sí, íbamos a llegar a Montero, que era a donde yo quería llegar para pasar la noche, ya en noche cerrada.
 Arrancamos y a los 50 km se hizo de noche, empezó a refrescar y la ruta estaba llena de camiones, algunos sin luces, además se me venía prendiendo la luz de la nafta ya hacía unos cuantos kilómetros.  En medio de la nada apareció una estación de servicio y paramos a cargar nafta, nos dijeron que no había y que probáramos en el pueblo, nos bajamos de la ruta y entramos al pueblo, que era bastante grande y se llamaba Portachuelo, en la estación de servicio nos dijeron que, por el corte de rutas, no había llegado el camión y no había nafta, posiblemente mañana habría.
 De todos modos estábamos cansados y yo no quería seguir andando de noche, así que buscamos un hotel para quedarnos.   El hotel era lindo y tenía cochera así que guardamos la moto, bajamos las cosas, nos dimos una ducha y salimos a caminar por las calles de Portachuelo.





La iglesia de Portachuelo.


         Continuará...


Ver perfil de usuario



        Continúo mi apasionante historia.



 Encontramos un restaurante frente a la plaza y nos comimos una pizza con unas Paceñas, después nos fuimos a un ciber a pasar fotos de las cámaras a las memorias pen-drive y nos fuimos a dormir.
 A la mañana siguiente cargamos la moto para seguir viaje hacia Santa Cruz de la Sierra, pero seguía el corte de ruta y la falta de nafta, así que fuimos a una gomería a la entrada del pueblo a cambiar la cubierta. Charlando con el hombre de la gomería mientras sacaba la rueda de la moto le comenté que estábamos sin nafta, después de cambiarme la cubierta buscó un bidón vacío y me llevó en su coche a recorrer el pueblo en busca de nafta, realmente muy atento el hombre. Fuimos a varios lugares donde suelen vender "del barril" pero en ninguno tenían mas.  Le agradecimos al hombre y nos volvimos al hotel.  Cuando estábamos hablando con la dueña para volver a tomar la habitación, un hombre que estaba allí y era el yerno de ella, nos dijo que el tenía un poco de nafta en su casa y no la iba a necesitar porque tenía el tanque  de la camioneta lleno, me llevó a su casa en una enorme camioneta Toyota y me vendió cinco litros que tenía guardados.  Es bastante común que la gente guarde un poco de nafta en la casa "por si las moscas".   Le echamos la nafta a la Guzzi y salimos a ver si conseguíamos pasar el piquete.





Los primeros kilómetros de camiones parados eran fáciles.






                 



Faltando unos kilómetros para llegar a las barricadas la cosa se empezó a complicar, la Guzzi con las maletas se vuelve un poco ancha para algunas situaciones.













Al final la cosa se puso demasiado complicada porque el terraplén de la ruta era bastante empinado y yo tenía miedo de que se me cayera la moto y se volviera a romper un soporte de maleta.  Decidimos pegar la vuelta, pero el probleme fué que en el trayecto se habían agregado nuevos camiones y ómnibuses que no dejaban lugar para que pase la Guzzi.  Sacando las maletas y pidiendo permiso a algunas personas pudimos pasar y volver a Portachuelo.
 Volvimos a tomar la habitación y nos fuimos a comer al comedor del hotel, hacía mucho calor y yo estaba cansado por el combate en la ruta con la moto, así que después de comer nos echamos una siestita.  Cuando nos despertamos ya había oscurecido, calentamos agua y nos fuimos a tomar unos mates a la plaza del centro.





En frente a la plaza estaba la "parada" de los mototaxis, se usan mucho en el este de bolivia, la gente viaja o manda a hacer recados contínuamente.





La mayoría eran motos de 125 cc. Se veían bien cuidadas y mantenidas.  





Todavía quedan recuerdos de la bolivia de "antes".

 Estábamos sentados tomando mate en un banco de la plaza mirando pasar la vida cuando me sorprendoó un grito de Moni "¡qué es eso!", miré a mi derecha y ahí venía el bicho arrastrándose parsimoniosamente, cruzando la plaza hacia la avenida, de algún documental tipo "Mundo Salvaje" o algo así, me vino el recuerdo, era un perezoso.









El tipo seguía cruzando la vereda de la plaza hacia la avenida, y en eso pasó una señora con su hija, me pareció, que ni se percataron del bicho, le pregunté:  "señora, ¿ese animalito va a cruzar la avenida? ¿no lo va a pisar un auto?". La señora miró al bicho y me dijo, "Ah, el perico, no se preocupe, acá todos los conocen, los autos frenan o los esquivan", donde yo vivo el pobre animalito no haría un metro sobre la avenida sin que lo haga papilla un auto.   Después el bicho reflexionó un rato y decidió volverse a la plaza, entonces Moni grabó el videito.


                     
               

   


                   

 Ya se había hecho hora de comer algo, así que nos fuimos a un restaurante frente a la plaza y nos comimos unas "alitas" que venían con papas fritas y banana frita, con un par de Paceñas.  El hombre del restaurante nos dijo que en la plaza vivían unos siete u ocho "pericos" y que también había un par de monitos. Me hizo gracia que para la gente de ahí el bicho ese pasara tan desapercibido como una paloma mas que camina por la plaza en La Plata.







    Continuará...

Ver perfil de usuario

108 Re: Un viaje al norte argentino y sur de Bolivia. el Miér Jul 13, 2016 4:40 pm

Hache

avatar
STAFF
STAFF
Muy bueno Juan...!! Que garron el tema nafta en Bolivia no?? dicen que hoy en dìa es igual, tambien muy buenos los videos.... Gracias por compartir loko.....en esta epoca que uno sale poco a la ruta, viene bien ver los relatos........ Espero el proximo capitulo..

Slds: H afro

Ver perfil de usuario
Hache escribió:Muy bueno Juan...!! Que garron el tema nafta en Bolivia no?? dicen que hoy en dìa es igual, tambien muy buenos los videos.... Gracias por compartir loko.....en esta epoca que uno sale poco a la ruta, viene bien ver los relatos........ Espero el proximo capitulo..

Slds: H afro


 En realidad nunca tuvimos problemas con la nafta en Bolivia ni en 2007 ni en 2012, simplemente estaba la ruta cortada y no había venido el camión, eso te puede pasar aquí también.  Una sola vez, cerca de Santa Cruz de la Sierra, nos cobraron el "precio para turistas extranjeros", que era mas o menos lo mismo que el precio en Argentina. Mañana subo otro pedacito .


Saludos cordiales...


juan

Ver perfil de usuario
Continúo la historia.



A la mañana siguiente tomamos unos mates, cargamos el equipaje y arrancamos hacia Santa Cruz de la Sierra, me había acostumbrado tanto a atar y desatar la cubierta de repuesto en el equipaje que la moto me parecía "vacia".

Para salir a la ruta dimos vuelta a la plaza del centro del pueblito y ahí andaba el perezoso, cruzando la avenida lo mas pancho.





La ruta estaba completamente despejada y con muy poco tránsito, no había el mas mínimo rastro de lo que había pasado el día anterior.





Enseguida llegamos al puente donde habían estado las barricadas, ni una huella quedaba.













El verdor del Chaco boliviano te impresiona.













A esa altura creo que si el cartelito decía que dinosaurios cruzaban la ruta, tampoco me hubiera sorprendido.









 Al rato de andar llegamos a Montero, que era el pueblo al que queríamos llegar la noche que nos agarró el corte de ruta, por suerte fué así, porque Montero, que en el mapa no parecía gran cosa, resultó ser una ciudad enorme y llena de embotellamientos de tráfico y encima ahí fué el único lugar en toda Bolivia donde nos cobraron la nafta al precio "para extranjeros" y con una boleta confeccionada a tal efecto, aparte de la del precio normal, un engorro que nos tomó mas o menos media hora. El asunto es que en Bolivia la nafta y el gasoil están subvencionados por el estado, cuestan mas o menos un tercio de lo que cuestan en Argentina, pero solo para los vehículos con chapa boliviana, en casi ningun lado le dan bolilla a esa reglamentación y te cobran lo mismo que a los bolivianos.  
 Media hora después estábamos en los suburbios Santa Cruz de la Sierra, buscando la forma de pasar lo mas lejos posible del centro para salir hacia Camiri sin que ninguna camioneta Hummer nos pise, parece que ahí las usaran para repartir pizza.  Santa Cruz es grande de verdad, mas o menos como Rosario o Córdoba capital, y tiene siete "círculos" o avenidas de circunvalación, nosotros conseguimos rodearla por el quinto círculo, que no estaba terriblemente atascado pero estaba lleno de policías de tránsito vestidos como robocops neonazis, con chalecos antibalas y ametralladoras, que nos sacaron plata para dejarnos pasar, decididamente, el este boliviano es muy distinto al oeste, ahí los polis son malos de verdad.  
 Al final conseguí encontrar la salida a la Ruta 9 que ya conocía por haber pasado por ahí en 2007 cuando volvimos de Cochabamba por la otra ruta.





La Ruta 9 estaba en un estado excelente y absolutamnete desierta, la Ruta 9 boliviana viene a ser la continuación de nuestra Ruta 34.

 A los cien kilómetros empezamos a tener hambre y paramos en un comedorcito de un pueblito que no recuerdo el nombre y nos comimos unos sandwiches, hacía un calor bárbaro.
 Después de charlar un ratito a la sombra de un árbol con un camionero que paró a comer, arrancamos para hacer los cien kilómetros que faltaban hasta Camiri.
 Camiri es una ciudad pequeña, que vive de los pozos petroleros y de gas que están en esa zona de Bolivia, paralelo a la ruta 9 pasa el caño que alimenta nuestro gasoducto del norte.
 El hotel donde habíamos prado en 2007 estaba lleno así que buscamos y encontramos otro que quedaba a dos cuadras de la plaza del centro, guardamos la moto, nos dimos una ducha y ya mas frescos, salimos a dar una vuelta caminando por el pueblo.





La placita del centro, muy cuidada y acicalada.





Misterioso sidecar casero, ¿por qué lo habrá hecho del lado izquierdo?. ¿sidecar para llevar suegras tal vez?.










 Camiri es el tipo de pueblito tranquilo donde nos gusta parar en estos viajes, la gente siempre tiene tiempo de charlar si les preguntás algo y muchos se interesan por saber de donde venís y adonde vas, o si te gustó el lugar.





El Coyote, ahí habíamos parado a comer en 2007, pero solo era un carrito parrilla estacionado en la calle y dos mesitas en la vereda, ahora era un restaurante hecho y derecho.

 Al rato empezó a caer el sol y El Coyote ya estaba abriendo, así que nos sentamos a tomar unas merecidas cervezas y mirar pasar la vida de pueblito hasta la hora de comer, después nos comimos unos lomitos completos y nos fuimos, pipones, a dormir al hotel.



       Continuará...

Ver perfil de usuario


       Continúo la continuación.



 A la mañana siguiente cargamos la moto y arrancamos para hacer los últimos doscientos kilómetros en suelo boliviano, gasté los últimos pesos bolivianos que me quedaban en unos pocos litros de nafta para llegar a la frontera y salimos a la ruta.





La ruta estaba impecable y absolutamente desierta.

















Salvo por los animalitos del programa de seguridad vial.





Hicimos una parada de pis y seguimos viaje.


 Llegando al cruce del Río Bermejo, me acordé de nuestro último incidente en Bolivia en el año 2007.






 Así era el único puente que había, un puente de ferrocarril, con unos tablones de madera para que pasen los autos y camiones, de a uno por vez y cuando no pasaba el tren, lo divertido fué cuando la rueda de la Guzzi se me metió entre los tablones y los rieles, toda una aventura. Toda la gente conocida mía que viajó a Bolivia, me habló de el puente ese, es famoso.









Así es ahora.





Abajo se ve el puente antíguo, Bolivia ha cambiado mucho, no mas aventuras épicas.









Los últimos 90 Km antes de cruzar la frontera.





 Llegando a Yacuiba ya había un poco mas de tránsito.

 Cuando llegamos a Yacuiba ya era pasado el mediodía, pero encontramos una parrillita abierta donde nos comimos unos churrascos con ensalada.  





Gatos bolivianos pedigueños, aprovechándose de turistas argentinos.


Después fuimos a la frontera donde hicimos el trámite de inmigración de la aduana Boliviana y cruzamos la tranquera hacia la Argentina.  En la aduana Argentina, el perrito que te husmea para saber si llevás algo ni siquiera levantó una oreja, así que nos dejaron pasar sin mayores revisiones.   Busqué una YPF y llené el tanque de nafta super, después de dos mil kilómetros de nafta "genérica" la Guzzi, agradecida, andaba bastante mas alegre.





  La Ruta 34 estaba bastante fea en ese tramo y el cielo se estaba nublando, entramos al pueblo de Tartagal, pero los hoteles estaban llenos y caros, siempre es así en las zonas petroleras. Así que decidimos seguir hasta Embarcación, donde habíamos parado en 2007.  Es un pueblito chiquito y muy tranquilo, pero tiene un par de hoteles lindos.






  Dejamos las cosas y la moto en el hotel y salimos a dar una vuelta caminando, el pueblito estaba casi igual a 2007, tal vez un poco mas prolijo y cuidado, me pareció.

















  La placita del centro.




La peatonal del centro, no recuerdo haberla visto en 2007, debe ser nueva.

  Cuando empezó a caer el sol nos volvimos al hotel a tomar un café y después nos cruzamos al restaurante que había en frente a comer una pizza con cerveza Salta.


        Continuará...

Ver perfil de usuario

kurt lain 001

avatar
MODERADOR
MODERADOR
Juan sigo viajando con tus fotos y relato !!!!
aparte cada vez me gusta mas esa moto, te felicito loco.

Ver perfil de usuario

113 Re: Un viaje al norte argentino y sur de Bolivia. el Miér Jul 20, 2016 9:05 pm

Hache

avatar
STAFF
STAFF
Very Happy ....Al fin de vuelta...jajajajaja... Muy bueno Juan..... buena travesìa por Bolivia..
Esperemos el final.... Flor de viaje hicieron... Felicitaciones.

Slds: H afro

Ver perfil de usuario
kurt lain 001 escribió:Juan sigo viajando con tus fotos y relato !!!!
aparte cada vez me gusta mas esa moto, te felicito loco.


  Gracias Kurt, tiene su atractivo la gorda .


    Saludos cordiales...


            juan

Ver perfil de usuario
Hache escribió:Very Happy ....Al fin de vuelta...jajajajaja... Muy bueno Juan..... buena travesìa por Bolivia..
Esperemos el final.... Flor de viaje hicieron... Felicitaciones.

Slds: H afro


 Vamos volviendo, lo bueno dura poco .



  Saludos cordiales...



                      juan

Ver perfil de usuario



Sigo contando, ya las partes finales de este viaje.



 A la mañana siguiente desayunamos en el hotel y armamos el equipaje de la moto, Moni no encontraba por ningún lado un pulover de lana que había usado la noche anterior, me crucé enfrente al restaurante y la señora me estaba esperando para dármelo, nos lo habíamos olvidado en una silla y ella lo encontró cuando cerró.
  La mañana pintaba feo, con el cielo encapotado y baja presión, además la Ruta 34 estaba bastante cargada, forzosamente teníamos que ir a la ciudad de Tucumán para comprar la cubierta delantera, que ya estaba casi lisa, pero era sábado y yo no quería pasarme todo el fin de semana en Tucumán capital, así que decidimos parar en algún pueblito antes de llegar a la ciudad.  
  Calculaba que haríamos mas o menos 350 Km, pero no habíamos hecho cincuenta kilómetros cuando tuvimos que parar a ponernos los trajes de lluvia porque empezó a diluviar de verdad.  Seguimos viaje bajo el chaparrón, mas o menos doscientos kilómetros con la ruta llena de agua y camiones, mas la cubierta lisa me dejaron molido, cuando paró  de llover llegamos a San José de Metán.  Entramos al pueblito, que se veía bastante lindo pero era la hora de la siesta y en la calle no había un alma, no vimos ningún hotel así que volvimos a salir a la ruta.  
  Hicimos otros cincuenta kilómetros y llegamos a Rosario de la Frontera, ya había parado de llover y el cielo se estaba despejando, el pueblo era mas o menos como el anterior pero un poco mas nuevo, luego de dar un par de vueltas encontramos un hotelito y descargamos el equipaje.   Después de tomar unos mates salimos a caminar un poco por el pueblito, no vimos nada que ameritara una foto y al rato se hizo de noche, yo estaba cansado por el estrés del viaje con lluvia, encontramos un lugar de comidas rápidas abierto y después nos cruzamos enfrente a un bar a tomar un café, era sabado a la noche pero estos dos viejitos se fueron a dormir temprano.


  A la mañana siguiente el día estaba hermoso y como era domingo la Ruta 9 estaba tranquila.





Hicimos los cien kilómetros que faltaban y entramos a la ciudad de Tucumán, domingo casi al mediodía no andaba ni el tero, dimos unas vueltas y encontramos un hotel lindo y a buen precio cerca del parque.  Descargamos la moto y nos fuimos a almorzar a un restaurante a tres cuadras del hotel.   Como no conocíamos la ciudad y no parecía chiquita como para recorrerla caminando, decidimos salir a dar una vuelta en la moto para ver un poco, enseguida desembocamos en el centro antíguo y la plaza principal.  Pasaba algo raro, todavía no era la hora de la "vuelta del perro", pero ya había pasado la hora de la siesta y en la calle no había casi nadie.

























Alrededores de la Plaza del centro antíguo.

  Nadie va Tucumán y no pasa por la Casita de Tucumán, no podía estar muy lejos así que subimos a la moto y dimos un par de vueltas mas, hasta que la encontramos.









  La Casita de Tucumán es el lugar donde se reunieron los representantes de las Provincias Unidas para declarar la independencia en 1816, ahora es un museo, pero si entrábamos nos ibamos a quedar toda la tarde y queríamos recorrer un poco mas, antes que se hiciera de noche.   Desembocamos de nuevo en la Paza principal y paramos en una esquina a tomar un café, el centro seguía desierto.  Mientras estábamos sentados en la vereda, pasó una BSA Golden Flash, una Harley Panhead y un par de Gileras, todas chorreando aceite, es decir, mi tipo de motociclistas.   Cuando terminamos el café arrancamos en la dirección en que habían pasado las motos y entónces descubrimos por qué no había nadie en las calles.  Estaban todos en el parque, a tres cuadras del hotel donde parábamos nosotros.





Digo que estaban todos sin exagerar nada.


  El parque era un hormiguero de autos, motos y gente caminando por todas partes, atrás del parque hay un circuito de carreras abandonado donde todos los pibes de las motos se meten a dar vueltas en lo que sea, con autos entremezclados entre las motos, obviamente todo el mundo sin casco, de a tres por moto, absoluta libertad.













Las motos y los autos corriendo entre la gente, una cosa increíble, daba un poco de miedo mirar así que no nos quedamos por ahí.


  Al rato encontramos a los pibes de las motos viejas y nos pusimos a charlar de motos, viajes y conocidos comunes, cuando les comenté de los pibes en el circuito uno me dijo: "todavía es temprano, en un rato vas a escuchar pasar las ambulancias" y, efectivamente, antes de que pasara una hora pasaron dos ambulancias.





Una BSA Golden Flash armada con "lo que había en el fondo".





Una Gilera Macho de las "cuadradas" hecha chopper, hard tail & floating cul.




Otra Macho 200, tipo pisterita.













Una Harley Panhead del 48, así era mas o menos la mía cuando la compré, yo la sopleteaba cada tanto con nafta para que no juntara tanto aceite y tierra.





Una gilera 175 estilo café-racer.





Los pibes, no me acuerdo sus nombres, pero todos gente macanuda.









Una Gilera, presumiblemente 200, con algunas leves modificaciones.

  Al final se hizo de noche, nos despedimos de los chicos y nos fuimos a comer a un restaurante que ellos nos indicaron, ambientado con toneladas de cosas antiguas, nos pasamos una hora mirando las cosas mas insólitas y la comida era bastante buena, no se que les pasó a las fotos, no las pude encontrar en ninguna de las memorias, misterios de la tecnología digital.

       Continuara....

 

Ver perfil de usuario

117 Re: Un viaje al norte argentino y sur de Bolivia. el Mar Jul 26, 2016 11:09 pm

Continúo continuando.




  El día siguiente era Lunes y el plan era comprar la cubierta, colocarla y arrancar para llegar a algún lugar del norte de Córdoba para hacer noche, no iba a ser tan fácil la cosa.  

Desayunamos en el hotel, cargamos la Guzzi y salimos a recorrer las direcciones que nos habían dado los chicos de las motos viejas en el parque.   A diferencia de la ciudad de Jujuy, acá los negocios de venta de repuestos de motos no están en la misma calle así que dimos bastantes vueltas.  Ya era cerca del mediodía y todavía no habíamos encontrado ninguna cubierta de la medida en los tres o cuatro lugares a donde habíamos ido.  Cuando salía de el último negocio ya decidido a colocar una cubierta de otra medida para poder irnos de Tucumán la encontré a Moni charlando con un hombre que usaba un bastón, -Ya está, no busques mas-, me dijo Moni.
¿What? -pensé yo-, resultó que el hombre que tenía el negocio de al lado de la casa de repuestos de motos salió a mirar la Guzzi y cuando Moni le comentó del tema de la cubierta el tipo hizo una llamada por teléfono y le dijo que teníamos la cubierta esperándonos en una dirección que nos dió.  El hombre, cuyo nombre no recuerdo, tenía una BMW con la que se había caido, por eso el bastón, y era amigo del hombre de la cubierta que tenía una Honda Transalp, una de las cosas buenas de andar en moto es que siempre encontrás gente motorista que te da una mano cuando hay problemas.    
 Al rato llegamos al taller de Alejandro, que atiende autos, pero tiene una sección del taller dedicada a motos, con equipo de diagnóstico de inyección, balanceo de ruedas y servicios de garantía, había una BMW y una VStrom esperando servicio.  Resultó un tipo macanudo y nos dijo que para las tres de la tarde cuando abrían de nuevo el taller ya iba a tener la cubierta en sus manos, de paso nos recomendó un restaurante donde ir a almorzar que no quedaba lejos.
 El restaurante era bueno de verdad y también hacían comida árabe, así que comimos como vikingos y a mí me agarró una modorra bárbara.  Por suerte, a dos cuadras de ahí está el Parque Guillermina, un parque inmenso y silencioso, la temperatura estaba ideal así que nos echamos una siestita hasta la tres de la tarde.













 El Parque Guillermina era muy lindo y lo teníamos todo para nosotros.


 Después fuimos de nuevo al taller de Alejandro, saqué la rueda y en quince minutos la cubierta estaba puesta y la rueda balanceada, un servicio de primera y además me salió mas barato que lo que me habían pedido en todos lados por la cubierta sola.  





Alejandro, frente a su taller.

Charlamos otro poco mas con Alejandro sobre motos y viajes y arrancamos para salir a la Ruta 38, ya eran las cinco de la tarde y el día estaba perdido así que decidimos parar de nuevo en Monteros para hacer noche en el cámping de las gallinas arbóreas.
 A la ida cuando nos fuimos de ese cámping habia estado lloviendo varios días y el camino de entrada estaba lleno de pozos enormes. Cuando volvimos nos dimos cuenta, brúscamente, de que habían rellenado todos los pozos con arena gruesa, la rueda delantera de la Guzzi se me espantó en la arena y nos fuimos los tres al suelo.
 Nada serio, se dobló un poco el mataperros como siempre, los dueños del lugar no estaban así que entramos, acampamos y tomamos unos mates hasta que volvió el hombre, que había ido hasta el pueblo.  Charlamos un rato y el hombre nos contó que después que nos fuimos llovió diez días mas, algo bastante fuera de lo común, ovbiamente no le comentamos nada sobre la reparación del camino de entrada.   Mas tarde, con la moto descargada salimos de nuevo, esta vez sin caernos, a dar una vuelta por el pueblo y comer algo en una parrillita.
 A la mañana siguiente Moni se despertó con un poco de fiebre, así que decidimos no salir para Córdoba, Moni se quedó acostada y yo salí en la Guzzi a comprar un  poco de aceite hipoidal, porque quería mirar el aceite de la transmisión final.   Cuando subía a la ruta 38, tal vez subí en un ángulo demasiado cerrado, la rueda delantera mordió el borde del asfalto y me fuí de cabeza al piso, caí en el asfalto sobre el brazo izquierdo y noté que me había fisurado una costilla, alcé la moto como pude, (la 38 es una ruta Nacional, ahí van a fondo y nadie para a ayudarte) y me tanteé la costilla, no estaba "despegada" pero sí fisurada, porque dolía bastante, como yo sabía que el único remedio para las costillas rotas es no toser, no reirte, agua y ajo, seguí hasta el pueblo, compré el aceite y volví al camping.     Lo mas cómico fué que a la transmisión
no le faltaba ni una gota de aceite.  Ese día nos quedamos todo el día en el camping, salvo a la noche, que fuimos a comer a la parrillita.
 Al otro día Moni ya andaba mejor así que decidimos arrancar, Moni cargó el equipaje en la Guzzi, porque yo no podía hacer fuerza sin que la costilla me doliera horrores y arrancamos por la Ruta 325 hacia Simoca. Ahí tomamos la Ruta 157 hasta Recreo y después la 60 hasta Deán Funes unos trescientos y pico de kilómetros cruzando la Salina Grande.





Ya estamos de nuevo en nuestras habituales rectas interminables.









Pasando el desierto de Catamarca, el paisaje se pone mas verde.









Ya pasado Deán Funes empieza la "pampa gringa" con sus campos sembrados de trigo, maíz y soja, al fondo, las Sierras de Córdoba.

 Ya nos acercábamos a los alrededores de Córdoba capital, encontré el camino de circunvalación para rodear lo mas lejos posible la ciudad de Córdoba y sus policías.  Como estabamos cansados, decidimos parar en Colonia Caroya a hacer noche y de paso comprar algun que otro salame de la zona, bajamos de la ruta y entramos al pueblito buscando algún hotel donde quedarnos, vimos un par, mas lujosos de lo que nos gusta y cuando ya estábamos por salir por la otra punta del pueblito vi parada una Puma cuarta serie, con una bolsa colgada del manubrio que llevaba un pico de cavar, justo en la puerta de un bar de pueblo.

No me podía perder la foto.





Cuando estaba sacando la foto salió un hombre del bar y me dijo "espere que saco la bolsa así sale mas linda".











Después el hombre se disculpaba por que la moto estaba fea de pintura, pero yo le decía que donde vivo hay muchas de esas, brillantes y perfectamente restauradas, pero ninguna iba al trabajo todos los días como esa.  "Tiene razón" me dijo el hombre, ya bastante mayor, "el General las hizo para que fueramos todos los días al trabajo".  Charlamos otro ratito y el hombre nos dió la dirección de un hotelito mas a nuestro gusto.    Desensillamos la Guzzi en el hotel de una señora muy amable y salimos a recorrrer un poco la Caroya, mas tarde fuimos a comer unas pastas a un restaurante, no sin antes castigarnos con una picada caroyense de alto colesterol.

    Continuará...

Ver perfil de usuario


Bueno gente, al final llegamos al último capítulo de esta historia.



A la mañana siguiente cargamos la Guzzi y fuimos a comprar algunos salames, nadie pasa por Colonia Caroya sin comprar salames, para llevar a Buenos Aires, tomamos la Ruta 9, unos cincuenta kilómetros hasta llegar a la circunvalación de la ciudad de Córdoba, ahí dimos toda la vuelta hasta encontrar la Ruta 36, yo quería salir cuanto antes de las rutas nacionales así que cuando llegamos a Despeñaderos tomamos una ruta provincial, mucho mas tranquila, hasta Río Tercero.





Un surtidor antíguo en la estación de servicio del cruce de despeñaderos.





Una vez mas, cruzamos la provincia de Córdoba por a Ruta provincial 6.

 Hicimos todo el trayecto por la Ruta 6 hasta Cruz Alta, un pueblito en el límite con la Provicia de Santa Fé donde vive el Hijo mayor de Moni, son doscientos y pico de kilómetros con un pueblito cada veinte o treinta kilómetros, no es aburrido como la provincia de Buenos Aires, donde hay un pueblito cada sesenta o setenta kilómetros.














 Eso sí, las pampas son chatas y las rutas derechas.

 A eso de las tres de la tarde llegamos a la casa del hijo de Moni en Cruz Alta y al ratito empezó a llover.





El nieto mas chico de Moni.

 Llovió durante cinco días y las calles de tierra del barrio estaban intransitables, así que tuvimos que sacrificarnos y quedarnos en Cruz Alta, sufriendo las privaciones y la mala alimentación que caracterizan la vida de la gente en esa zona.  Al final salió el sol, nos despedimos de la familia de Moni y nos encaminamos hacia Buenos Aires y a una dieta mas baja en productos cárnicos y otros triglicéridos.  

Hicimos la ruta de siempre, por la 92 hasta Casilda y después la 178 hasta Pergamino, la 32 hasta Salto, la 31 hasta Carmen de Areco, un pedacito de la Ruta 7 hasta San Andrés de Giles, la 41 hasta Lobos, la 205 hasta Cañuelas y la 6 hasta La Plata, son como doscientos kilómetros mas de los necesarios pero yo quería evitar todo contacto con el gran Buenos Aires e ir todo por ruta abierta hasta La Plata.  Mas o menos a las seis de la tarde entrábamos a la ciudad de las diagonales.
 Después de dos meses, 10.000 Kilómetros, dos cubiertas y tres cambios de aceite nuestro viaje estaba concluido, nuestros viejos huesos, salvo mi costilla pedorra, habían aguantado el trajín de otro viaje y la Guzzi cumplió como siempre.





El parabrisas que se rompió cuando recién habíamos salido.





Ninguna aleta rota por las piedras del "off-road".





Ninguna pérdida de aceite digna de mención.





Un amortiguador reventado (tal vez me pasé de la medida de aceite en la última revisión).





Un soporte de maleta Givi, fisurado en una caida (no se alcanzó a partir del todo).





Algunas abolladuras en el silenciador izquierdo, por una caída cruzando un vado.





Y la suficiente tierra de dos países y siete provincias como para ameritar una lavada, que no es poco decir.


       Saludos cordiales...


                  juan

Ver perfil de usuario

119 Re: Un viaje al norte argentino y sur de Bolivia. el Sáb Jul 30, 2016 12:37 pm

Hache

avatar
STAFF
STAFF
Neutral .... MUY BUENOOOOOOO...!!!! Gracias por regalarnos este relato, rico en fotos y comentarios, ojalà yo tuviera la paciencia y dedicacion que le pusiste a este viajazo que se mandaron, me refiero a postearlo con tantos detalles...
De mi parte muy agradecido ya que de estos relatos se aprende mucho....
Vaya mis felicitaciones a "tus compañeras de viaje" Moni y la Guzzi..... y por muchos km mas..!!

Slds: H afro

Ver perfil de usuario
Hache escribió:Neutral .... MUY BUENOOOOOOO...!!!! Gracias por regalarnos este relato, rico en fotos y comentarios, ojalà yo tuviera la paciencia y dedicacion que le pusiste a este viajazo que se mandaron, me refiero a postearlo con tantos detalles...
De mi parte muy agradecido ya que de estos relatos se aprende mucho....
Vaya mis felicitaciones a "tus compañeras de viaje" Moni y la Guzzi..... y por muchos km mas..!!

Slds: H afro


 De nada Héctor, fué un placer, me alegra que lo hayas disfrutado .


Saludos cordiales...


juan

Ver perfil de usuario

gdp

avatar
MODERADOR
MODERADOR
Gracias,

ahora me dan ganas de contar viejos viajes, pero hay escaso documento fotografico, Like a Star @ heaven

Gracias

Gerardo


__
Gerardo Daniel Pérez
Ver perfil de usuario
gdp escribió:Gracias,

ahora me dan ganas de contar viejos viajes, pero hay escaso documento fotografico, Like a Star @ heaven

Gracias

Gerardo



Yo también, ahora de viejo me estoy arrepintiendo de no haber sacado fotos en tantos viajes, son tantos recuerdos perdidos que me da pena.


        Saludos cordiales...


                         juan

Ver perfil de usuario

Contenido patrocinado


Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba  Mensaje [Página 5 de 5.]

Ir a la página : Precedente  1, 2, 3, 4, 5

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.